Resulta emocionante cuando empiezas a ver que la labor toma forma, cuando puedes hacer una pasada tras otra sin ni siquiera mirarte las manos...


Es la recompensa a la perseverancia. No dejes que se te suba a la cabeza, ni te estanques en los mismos movimientos; aprende nuevos puntos y comprueba hasta dónde puedes llegar. 
(El Club de los Viernes- K.Jacobs)


¡BUEN FIN DE SEMANA!